Saltar al contenido

¿Qué es una RNU?

En las últimas décadas, la ampliación de los límites urbanos de nuestra ciudad ha provocado el deterioro y alejamiento cada vez mayor de los paisajes naturales.

A pesar de ello, todavía es posible encontrar al interior y en la periferia de nuestra ciudad, pequeñas Reservas Naturales Urbanas (RNU), fragmentos de bosques y humedales que mantienen en alguna medida, o en los que es posible la estructura y dinámica característica de los ecosistemas naturales.

Las RNU se diferencian de parques y plazas en que su principal objetivo es resguardar muestras de estos ecosistemas originales. Pueden ser públicas o privadas, pero en todo caso es necesario que estas áreas naturales estén abiertas al público y ofrezcan la oportunidad de estudiar, conocer  o simplemente de disfrutar del contacto con la naturaleza de manera cotidiana.

Estas áreas naturales al interior de las ciudades debieran ser consideradas como Parques o Áreas de Protección Ecológica, tal como lo dispone la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones.

¿Por qué son importantes las RNU?
Las RNU, con una planificación y manejo adecuados pueden ofrecer una variada gama de  beneficios:
– Mantienen las funciones ecológicas naturales que permiten conservar especies silvestres.
– Mejoran la calidad del aire, actuando como pulmones verdes de la ciudad
-Previenen las inundaciones, facilitando del drenaje y depuración de las aguas de lluvia.
-Protegen las cuencas que nos abastecen de agua potable.
-Regulan el clima, atemperando en días de calor o sirviendo de barreras al viento.
– Brindan a todos los ciudadanos oportunidades para la educación, la recreación y el turismo al aire libre.
-Mejoran la calidad del paisaje y el valor de las viviendas.
– Fomentar la relación entre el ser humano y su entorno.

¿Que especies podemos encontrar?

En las RNU de Valdivia podemos encontrar dos ambientes diferenciados: bosques y humedales urbanos.

Los bosques están dominados por árboles nativos característicos de la Selva Valdiviana, como roble, coigüe, laurel, olivillo, canelo, arrayán, temu, avellano y radal, entre muchos otros. En ellos  habitan multitud de aves como loros, torcazas, pájaros carpinteros o lechuzas. También habitan en los bosques pequeños mamíferos, reptiles y anfibios, aunque cada vez son más escasos.

Los humedales son áreas permanentemente encharcadas que ocupan los lugares bajos y las riberas del rio. En ellos podemos encontrar distintas especies de plantas de acuerdo a la profundidad del agua. Las más frecuentes son totoras y junquillos, aunque también abunda luchecillo, huiros y otras plantas que crecen bajo el agua. En ellas alimentan o anidan muchas especies de grandes aves como el cisne de cuello negro, el pato jergón o las garzas, aunque también se pueden observar pequeños pajaritos como el siete colores, el run run o el trile, entre muchos otros.

¿Qué actividades se pueden hacer en una RNU?

Las RNU son lugares ideales para caminar o hacer deporte al aire libre, observar la flora y la fauna, o simplemente descansar o jugar. Los colegios pueden desarrollar en ellas actividades de educación ambiental.

Para ello, las reservas deben contar con equipamientos  de uso público, como senderos y miradores que faciliten el acceso.  Muchas RNU ya cuentan con facilidades para ser visitadas. No obstante, para evitar problemas de seguridad es preferible visitar las reservas acompañados y durante el horario diurno.

¿Cómo las podemos cuidar?



Las Reservas Naturales Urbanas sufren numerosas amenazas y problemas, que afectan tanto a su conservación como a la posibilidad de ser usadas por la gente.

La principal es la destrucción directa para la construcción de casas, calles o centros comerciales, la corta de árboles para leña o el relleno con basuras y escombros, que se realizan  en muchos casos de manera ilegal, sin autorización municipal.

Otros problemas son el incendio intencional o la expansión de especies invasivas como la murra o la hiedra. La ausencia de vigilancia y equipamientos adecuados hace que muchas reservas sean difíciles de visitar o peligrosas.

A pesar de estos problemas, todos podemos ayudar a cuidar nuestras reservas naturales urbanas. Para ello, los vecinos podemos organizarnos para realizar limpiezas periódicas, construir senderos o miradores, plantar árboles o eliminar especies invasivas. También podemos denunciar las acciones ilegales de corta, relleno o construcción que observemos en nuestros barrios. Pero la mejor manera de cuidar nuestras reservas es conocerlas y visitarlas, compartiendo con otros vecinos estos espacios públicos que son de todos los ciudadanos.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: